Hola, Invitado
Carro vacío | Mostrar Carrito
                 Spanish Chinese (Simplified) English French German Portuguese

FAQ

faq1

¿Cuál es la temperatura ideal para servir un vino?

TINTOS

Los vinos tintos deben presentarse con un margen de temperatura que oscile entre los 16 y los 18 º C para que se puedan conservar todos sus matices y se perciban adecuadamente sus componentes. Una excesiva temperatura provoca que la volatilidad del alcohol inunde el paladar, haciendo imposible la captación de los distintos aromas.

Es más con el calor, la evaporación de los alcoholes hace que afloren los aromas más fuertes y menos agradables del vino.

Los tintos jóvenes pueden presentarse entre los 12 y 15º C para resaltar su frescura y matices florales, los crianzas entre los 16 y 18ºC y los de grandes añadas a 20ºC.

Por tanto, nada de servir los tintos a temperatura ambiente y menos en verano. En verano será conveniente el enfrialos en una cubitera e incluso servirlos un poquito más bajos, porque a lo largo de la comida irán subiendo de grados.

BLANCOS Y ROSADOS

Los vinos blancos jovenes secos, se tomarán frescos, pero no muy fríos, entre 7 y 10º C para disfrutar de sus aromas de fruta. Una temperatura más alta destaca el alcohol y una excesivamente baja resalta su acidez y enmascara su personalidad.

Los vinos blancos dulces es aconsejable servirlos a 6ºC, temperatura a la cual se resalta su caracter frutal y su expresión dulce.

Los blancos con crianza, entre 10 y 12 º C . A temperaturas más bajas se pierden los aromas complejos del roble.

Los blancos generosos (manzanillas y finos) se deben servir entre 7º y 10º C

Para los vinos rosados se recomienda que la temperatura de servicio esté entre los 6 y 8º C.

CAVAS

La temperatura ideal recomendada para tomar el cava oscila entre 5º y 7º.

Como elegir un vino

El vino forma un binomio indisoluble con la gastronomía. Por eso hemos de elegir bien el tipo de vino en función de lo que vamos a degustar.

Un vino, complementa una comida, la realza... y viceversa. Aparentemente puede resultar complicado escoger el compañero perfecto para según que comida, pero siguiendo unas pequeñas pautas resulta fácil y fascinante.

El maridaje, como se conoce a la técnica de combinar "la comida y el vino" empieza por distinguir los distintos tipos de comida.

Así por ejemplo para carnes rojas y guisos lo propio es un vino tinto, mientras que para crustáceos y pescados , lo ideal es regarlos con un vino blanco. La edad del vino (escoger un joven, crianza, reserva) lo determinará el tipo de plato, la forma de estar cocinado...

Consevación del vino

Un problema frecuente al que solemos enfrentarnos es cómo debemos conservar un vino hasta su utilización.

Un vino tiene que estar aislado de la luz natural y de las vibraciones. Tiene que estar a una temperatura relativamente baja y no estar expuesto a cambios bruscos de temperatura. La temperatura ideal para la conservación de vinos tintos es entre los 14 °C y los 16 °C.

Es fundamental que el corcho permanezca húmedo en su parte interior, por lo que es conveniente que la botella se almacene en posición horizontal.

Conservar un vino tinto es siempre más delicado que conservar un blanco o un rosado.

Existen unos pequeños armarios climatizados, concebidos para facilitar la conservación del vino.

Como combinar el vino con la comida

Un vino no solamente puede acompañar a la comida, sino que, si es una buena elección, puede lograr potenciar los sabores de la misma y mejorar un plato de una manera inexplicable. 

A continuación les mostramos algunos consejos y ejemplos:

Salados

Este es sin duda el sabor más sencillo de reconocer porque perdura, además tiene como característica aumentar el amargo y desaparecer la dulzura. Los vinos dulces o de postres son ideales con alimentos de sabores salados, se complementan.

Ácidos

Los alimentos muy ácidos no son ideales para ser combinados con vinos. La razón es porque anulan –o tienden a hacerlo– el sabor de la bebida. La acidez es un sabor que perdura y puede ocultar los sabores del vino y hacerlo parecer más dulce. Estos alimentos se pueden complementar con  Semillón y Sauvignon Blanc, entre otros.

Amargos

Los sabores amargos duran más que el resto de los otros gustos y son capeces de cubrir la acidez de un vino y esconder los taninos. Una opción es combinar alimentos amargos (entre ellos; la rúcula, aceitunas, radicchio) con vinos tintos jóvenes.

Dulces

A pesar que la dulzura no dura mucho tiempo en el gusto, es un sabor más fácil de combinar. La idea es combinar vinos que no sean tan dulces como la comida, de esa manera no se cancela el sabor de la bebida. Los vinos de postre, Moselle o Spätlese Lexia son excelentes opciones para el maridaje.

OPCIONES DE MARIDAJE

Carne de cordero

Al igual que la carne de vacuno, va muy bien con vinos tintos como el Syrah o el Cabernet-Syrah. También funciona adecuadamente con Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah.

Pollo

Para platos con pollo, la elección más frecuente es el vino blanco. Si es a la parrilla puedes combinarlo con un Chardonnay, mientras que si es cocinado y servido con una salsa especial puedes apostar por un Syrah o un Cabernet Sauvignon.

Pescados y mariscos

No hay ninguna duda. Para este tipo de platos la combinación ideal se concentra en Chardonnay, Sauvignon Blanc .

¡Espero que estos consejos de maridaje para saber cómo combinar el vino con la comida te hayan ayudado! Si tienes consejos puntuales sobre los mejores vinos para maridar con carnes blancas o carnes asadas, te invitamos a compartirlos.

Principales Propiedades del Vino Tinto

Diez beneficios del vino tinto

Numerosos estudios científicos avalan las bondades de tomar esta bebida con moderación

1.-Aliado contra la grasa: El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

2.-Combate las bacteria bucales: Investigadores italianos han confirmado que la costumbre de tratar las infecciones de las encías con vino tiene un fundamento científico. Al parecer, algunos compuestos presentes en esta bebida frenan el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además del de otros asociados a la gingivitis y dolores de garganta.

3.-Mejora de la función cognitiva: Alrededor de 70 estudios demuestran que el consumo moderado de vino mejora el funcionamiento del cerebro y, en pequeñas cantidades, previene la demencia. Los científicos creen que se debe a que la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.

4.-Complemento placentero: Al degustarlo con moderación se liberan endorfinas en dos áreas del cerebro, aumentando la sensación de placer, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de California. Además, si la luz ambiental es roja o azul el placer y el sabor del vino son mucho más intensos que cuando esta posee tonalidades verdes o blancas.

5.-Ejercicio embotellado: Una investigación publicada en The FASEB Journal, sugiere que el resveratrol de la uva disminuye las consecuencias negativas de la vida sedentaria.

6.-Limpiador de paladar: Tomado durante la comida, el vino ayuda a percibir mejor los sabores que cuando esta se acompaña con agua. Esto se debe a sus propiedades astringentes, que evitan la excesiva sensación de grasa causada por alimentos como las carnes rojas y permiten degustar mejor la comida.

7.-Reduce riesgo de cáncer: El vino tinto ayuda a reducir el riego de cáncer de pulmón en hombres, sobre todo si son fumadores. Además bloquea el crecimiento de las células responsables del cáncer de mama. Estas propiedades podrían deberse a que uno de sus componentes, el resveratrol, frena los efectos del estrógeno, la hormona femenina por excelencia.

8.-Aliado del corazón: Una copa al día en el caso de las mujeres o dos en el de los hombres, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y previenen las complicaciones cardiovasculares.

9.-Cuida la próstata: Un estudio asegura que consumir siete vasos de vino tinto semanales después de cumplir los 40 años de edad, reduce en más de la mitad los diagnósticos de cáncer de próstata.

10.-Hábitos saludables: Un estudio publicado en el British Medical Journal revela que los aficionados a la degustación del vino suelen comprar alimentos más sanos y tener una dieta más equilibrada que los consumidores habituales de cerveza. Según este informe, los enófilos consumen más aceitunas, frutas, verduras, quesos bajos en grasa, leche y carnes saludables.

Principales Propiedades del Vino Blanco

Si bien el vino tinto goza de más popularidad, el blanco tiene su grupo de adeptos que lo veneran. Preparemos un plato de pescado, sirvamos una copa e informémonos juntos.

1.-Antioxidante: Hace ya un tiempo un grupo de investigadores descubrió que el vino podía tener efectos antioxidantes, tanto el tinto como el blanco. Lo que sucede es que las propiedades se encuentran en el jugo de uva. Si bien, quizás el vino tinto tiene niveles más altos de antioxidantes los efectos del vino blanco son similares.

2.-Prevención de enfermedades: Como hablábamos en el punto anterior, las propiedades antioxidantes están presentes en esta bebida. Lo que genera es que se prevengan varias enfermedades, sobre todo las de tipo pulmonar y determinados cánceres como el de mama. Siempre que el consumo sea moderado, los efectos protectores van a mantenerse con fuerza.

3.-Reduce la resaca: Todos alguna vez nos pasamos de copas y hemos despertado al otro día con una resaca fatal acompañada de un dolor de cabeza terrible. Lo que sucede con el vino blanco es que, al tener concentración química más baja, reduce las naúseas, malestares e irritabilidad que produce la resaca. Apuesta siempre a las bebidas claras.

4.- Contenido nutricional: El vino blanco es rico en fósforo, potasio y flúor. Además, es una de las bebidas alcohólicas con menos calorías. Una copa contiene alrededor de unas 100 calorías. Aún así, es bueno tener en cuenta que los dulces son más calóricos que los secos.

AddThis Social Bookmark Button

Sobre nosotros

Bodegas Romero de Ávila es la tercera generación de una familia de viticultores, que apuesta al futuro con vinos de calidad donde se combina la tradición con las modernas tecnologías y progresivas formas de hacer vino. [+ info]

¿Tienes dudas?

Horario: de 10:00 a 19:00

Tef: +34 926 631 426

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Envío gratuito

para todos los pedidos 
De la tienda a su casa en 48/72 horas.

logos-pie

Spanish Chinese (Simplified) English French German Portuguese